lunes, 24 de junio de 2019

Rutas vintage: "tourismo" por el Canal de Isabel II (II)

Quizás el posible lector recuerde nuestra exploratoria anterior entrada sobre los elementos ingenieriles más primitivos del Canal de Isabel II, donde recorríamos diversos lugares desde la presa del Pontón de la Oliva, explorando sifones y acueductos -algunos bastante perdidos- hasta finalizar en la localidad de El Molar, observando previamente el acueducto del Regachuelo. Todo esto, por cierto, muy bien acompañados por el ingeniero jefe del Canal en 1911, don Ramón de Aguinaga, que escribió el cuadernillo que nos hace de improvisada guía.

Sector explorado, extraído del mapa que trae el cuaderno. El sifón del Guadalix, comienzo de nuestro recorrido, arriba a la derecha. El del Bodonal, abajo a la izquierda
Abrimos el librito y observamos que nuestra primera parada se sitúa al norte de San Agustín de Guadalix, una zona montuosa poblada por un espeso encinar, de forma diamentralmente opuesta al secarral situado al este de El Molar. Una delicia: se nota la afluencia de bicicletas, excursionistas, domingueros e inclasificables como nosotros.

Mapa con la situación del sifón del Guadalix
Partimos de una pista que comienza al norte del pueblo, en una urbanización, antes de alcanzar el polígono industrial. Dicha pista serpentea hacia el norte, acomodándose a la topografía, hasta alcanzar el cerro de los Castillejos, tras el cual aparecen un par de casetas del Canal que no parece que tengan demasiado uso.

Detalle de una de las casetas en la parte alta del sifón del Guadalix, parece que sin uso (La Gaceta de Gea)
Por aquí no hay forma de bajar al acueducto, que se adivina entre la vegetación y la maleza. Desandamos el camino hasta que llegamos a una curva pronunciada al este del paraje "El Canchal", donde dejamos el coche como podemos. Desde aquí parte una senda, no especialmente marcada, que baja hasta un paraje muy bello y frondoso, con grandes árboles, donde encontramos, casi por sorpresa, el acueducto y el sifón del Guadalix.

El acueducto del Guadalix, qué pena la basura de grafitis (La Gaceta de Gea)
Aquí lo tenemos: 40 metros del longitud, 8,40m de altura máxima y 5 arcos de 6m de luz. También con su casetita, que se adivina arriba, entre el follaje de los árboles. Muy bonito lugar; la única pena son los autodenominados artistas urbanos, en este caso destrozando el patrimonio histórico rural. Una vergüenza, pero a esos les dará igual; no creo que posean tan preciado bien.

Situación del acueducto de la Retuerta

Regresamos por el senderillo hacia el polvoriento coche -lávalo guarro- y volvemos unos 200m para coger la pista de la izquierda que, dirigiéndose hacia el suroeste, nos deja frente al acueducto de la Retuerta, rodeado de una espesa vegetación de monte mediterráneo. Ahí van las estadísticas, para los ingenieros más vocacionales: 100m de longitud, 28,20m de altura máxima y 2 cuerpos de arcos (1 en el bajo y 8 en el alto). Uno de los más largos del recorrido junto con el de Colmenarejo -que veremos en breve- y el de Amaniel, ya en la ciudad de Madrid.

Acueducto de la Retuerta (La Gaceta de Gea)
Poco se adivina del arco del piso inferior: parece engullido por los sedimentos arrastrados por el arroyo homónimo, los cereales salvajes y las encinas y enebros. Por lo demás, muy pintoresco.

Avanzamos hasta que llegamos a un cruce, en el que nos encontramos una agradable sorpresa: un panel de interpretación que señala la "Ruta de los Acueductos", cuya frase lapidaria reza:
"Descubre acueductos escondidos y una espléndida vegetación mediterránea presidida por la encina, el enebro y la coscoja"
Pues vamos a ello.

Situación de los acueductos de la Sima y Valcaliente
Continuamos por la pista para encontrarnos con el acueducto de la Sima, semioculto entre la vegetación. 67m de largo, 26m de altura máxima y dos cuerpos de arcos, 1 en el bajo (prácticamente inapreciable) y 7 en el cuerpo alto.

Acueducto de la Sima, en medio del monte (La Gaceta de Gea)
Se trata de una pista muy transitada; es necesario tener mucho cuidado, especialmente con los ciclistas. El que avisa no es traidor.

La pista serpentea hacia el sur, donde encontramos el descansadero de Valcaliente y su acueducto homónimo, mucho más sencillo: 40m de longitud, 16m de altura máxima y 3 arcos. En su medallón central vemos la fecha de construcción: 1854.

Acueducto de Valcaliente, con su medallón de fecha (La Gaceta de Gea)
Seguimos nuestra ruta cruzando -precaución, amigo conductor, hay mucho tráfico- la carretera M-104, que liga San Agustín de Guadalix con Colmenar Viejo, para seguir por la pista del Canal, que prosigue un poco a la izquierda del cruce.

Situación del acueducto de Colmenarejo, al sur de la M-104
Descendemos por la pista hasta alinearnos con el gran acueducto de Colmenarejo, con sus 119m de longitud, 19m de altura máxima y 15 arcos. Toda una magna obra de ingeniería olvidada, como todo el Canal.

Acueducto de Colmenarejo (La Gaceta de Gea)
Como no me podía privar de semejante perspectiva fugada, dibujé un rápido boceto del monumento, a pluma y acuarela, por eso de poner algo de "arte" en mis entradas.

Dibujo del que escribe (La Gaceta de Gea)

Pasamos con el coche por debajo de uno de los arcos del puente para llegar, en unos cientos de metros, al acueducto de Cabeza Cana (por si no se ha dado cuenta el lector, estos puentes cogen su nombre de los arroyos que salvan), de 61m de largo, 16,50m de altura máxima y 6 arcos.

Situación de los acueductos de Cabeza Cana y Mojapán
La verdad es que es bastante parecido al anterior, pero sustancialmente más corto y no especialmente fácil de fotografiar, por la espesa vegetación.

Acueducto de Cabeza Cana (La Gaceta de Gea)

Proseguimos por la pista hasta encontrarnos un sencillo pero muy bonito acueducto curvado: el de Mojapán. Sus modestas credenciales: 32,50m de largo, 18m de alto y 3 arcos. Pequeño pero armonioso, y con un nombre que abre el apetito. Hora ya va siendo.

Acueducto de Mojapán (La Gaceta de Gea)
Seguimos, hacia el sur, el trazado del Canal, hasta cruzarnos con otra pista, denominada cordel de Valdemilanos, una vía pecuaria.

Situación del acueducto de la Parrilla, junto a la vía pecuaria
La pista baja, curvándose, hasta que aparecen unos hermosos árboles alineados que dejan ver, a la derecha, el acueducto de la Parrilla, con un diseño muy original, diferente a los ya comentados. Posee 57m de longitud, 8m de altura máxima y 6 arcos, esta vez no de medio punto, sino rebajados.

El acueducto de la Parrilla (La Gaceta de Gea)
Desde aquí seguimos la pista hacia el sur; el paisaje torna de montuoso a más seco y pelado. Atisbamos algunos otros acueductos que no aparecen en nuestro cuardernillo de 1911: Almenara, Registro, del Gitano o del Tejar, entre otros ejemplos. Van apareciendo urbanizaciones, lo que evidencia que nos estamos acercando a la localidad de Tres Cantos y al Soto de Viñuelas, cuyo muro empezamos a avistar a la izquierda y al que prácticamente nos adherimos.

Situación del sifón del Bodonal

Justo antes de llegar a la urbanización "Soto de Viñuelas" y, tras dejar a la derecha el desvío al sifón, descendemos por la pista, divisando a la derecha la infraestructura. Que no tiene acueducto, para variar.

El sifón del Bodonal (La Gaceta de Gea)

La caseta del sifón, aún siendo la misma, ha sufrido algunas modificaciones, nada excepcional si contamos con que más de 100 años nos contemplan. Atrás quedó el desagüe de la cámara, y las canalizaciones de agua salen de la parte baja de la caseta, cosa que no ocurría -a tenor de la foto- en 1911.

Finalizamos aquí nuestro recorrido por este tramo del Canal, aunque seguiremos explorando tan interesante y desconocida infraestructura, que permite que disfrutemos -mientras haya- de una de las mejores aguas corrientes de España.

Todo un lujo, oiga...

Sigue aquí

lunes, 10 de junio de 2019

Rutas vintage: "tourismo" por el Canal de Isabel II (I)

"En nuestra época de tourismo y de sport, no es difícil tropezar con madrileños que han visitado los fijords de Noruega, los lagos suizos é italianos, la Costa Azul ó los embalses del Nilo, siendo, sin embargo, mucho más escaso el número de aquellos que han explorado el Canal de Isabel II, que con sus 76 kilómetros de recorrido trae á Madrid el agua de sus viviendas y de sus calles. Nuestra especialísima idiosincrasia nacional hace el que, obra de tanta magnitud, de tanta utilidad, con la que estamos en diario e ineludible contacto, sea completamente desconocida para la inmensa generalidad de los madrileños, que ignoran en su historia, en su forma, en su funcionamiento y en la organización de los servicios que de ella se derivan"
El cuadernillo en cuestión (La Gaceta de Gea)

Nada que objetar a las estas palabras tan sabias y bellamente escritas en 1911 por el ingeniero don Ramón de Aguinaga, con las que comienza este precioso cuadernillo que se titula Memoria sobre el estado de los diferentes servicios (del CYII) en 31 de diciembre de 1911. En pleno reinado de Alfonso XIII y España gobernada por el partido del liberal José Canalejas, por situarnos históricamente. Se trata del primer periodo de las obras del Canal, ya que después se ampliaron significativamente hasta lo que conocemos hoy en día. Por tanto, nos vamos a centrar en el sector más antiguo, que recoge sus aguas del río Lozoya.

Sector explorado, extraído del mapa que trae el cuaderno. La presa del Pontón de la Oliva, comienzo de nuestro recorrido, arriba a la derecha.
Comenzamos nuestra ruta vintage en la presa del Pontón de la Oliva, obra magna de ingeniería construida en 1857 sobre el río Lozoya, siendo el elemento más antiguo de todo el canal.

Situación de la presa, señalada con flechas
La presa se encuentra al final de la carretera M-102, pasado el pueblo de Patones de Abajo. Tras una curva pronunciada aparece un aparcamiento de tierra a la izquierda. Desde el otro lado de la carretera surge una pista que nos lleva a la presa. Por cierto, todas las fotos en blanco negro son las originales del cuadernillo escaneadas, originales de 1911.


Arriba: el Lozoya en 1911. Abajo: el Lozoya en la actualidad (La Gaceta de Gea)
Lo primero es asomarnos al mirador sobre el Lozoya, donde nos sorprende la pared vertical del cañón, hoy en día utilizada por los escaladores para sus prácticas, trazando incluso un camino que lleva a la base de la pared. El Lozoya ya no parece el Danubio, como en la foto de arriba, sino un triste riachuelo.


Fotos de la presa desde, más o menos, la misma ubicación. 108 años las contemplan (La Gaceta de Gea)
Nos fijamos en la presa: 26,68 metros de altura, 20 de elevación de aguas y 6,68 metros de embalse, que almacenaría un caudal de 3 milllones de metros cúbicos. Ahora, casi nada, no hay material.

Nos dirigimos a la toma de aguas, una caseta de dos cuerpos; el inferior era por donde salía el agua, en aquella época sin cubrir. Bajo el arco se dispone una piedra que, según la foto antigua, podría tratarse de un marcador de nivel del agua saliente. Por cierto, el puente de forja sobre el canal es precioso, aunque haya cambiado de color y se encuentre reforzado con barrotes por temas de seguridad.


La toma de aguas, véase el puente y la piedra que hay debajo del arco (La Gaceta de Gea)
En 1911 el agua salía de la presa, como hemos visto, de forma descubierta, para más tarde cubrirse, circulando bajo una caseta de diseño diferente a la anterior, lo que ejemplifica el mimo (y la pasta invertida) con el que se diseñó esta infraestructura.


Entrada primitiva al canal cubierto (La Gaceta de Gea)
No puedo resistirme, antes de partir de este lugar que me encanta, por su atmósfera deportiva, su sombra, su bar y su tranquilidad, a ofrecer una vista panorámica de este primer tramo del Canal.


Vista comparativa del primer tramo del Canal (La Gaceta de Gea)

A partir de aquí el trazado se compone principalmente de acueductos y sifones, con 70 kilómetros de longitud, que vamos a recorrer en cómodas entregas, para que no se haga demasiado duro.

Regresamos hacia Patones de Abajo. Una vez pasado el cruce con la CM-1002, a la altura del Km 8, dejamos el coche en un camino que sale a la izquierda. Con cuidado, regresamos unos metros por el arcén. Allí está: el acueducto de las Cuevas, semioculto por la vegetación; se nota que por aquí discurre un pequeño arroyo.

Posición del acueducto de las Cuevas
Con sus dos arcos, 35m de longitud y 25m de altura, este acueducto es el que menos arcos posee, uno de los más pequeños y sencillos, en relación con su austero diseño. Como muchos de ellos, posee su caseta en la parte superior y el medallón de Y.II., que quiere decir que pertenece al Canal de Isabel II.


Acueducto de las Cuevas (La Gaceta de Gea)
Nos dirigimos a Torrelaguna, donde cogemos la M-131 hacia el sur, para después desvianos por la M-139 hacia El Vellón.

Posición del acueducto de Aldehuela y presuntamente el de Malacuera, que no he encontrado
A la altura del Km 10 surge un buena pista a la izquierda, que cogemos a pie, dejamos una finca con chalet a la izquierda y proseguimos, topándonos con el largo acueducto de la Aldehuela, con 43,60m de longitud, 10,20m de altura máxima y 5 arcos de 7m de luz. Aquí el paisaje se compone de grandes campos de cereal con ocasionales manchas de encina, carrasca y plantas aromáticas.


El acueducto de la Aldehuela, en el mapa topográfico se describe como Malacuera (La Gaceta de Gea)
Por cierto, en el mapa topográfico se describe como el acueducto de Malacuera, el siguiente por explorar en nuestra lista ¿quién tendrá razón, el cuaderno o el mapa?


En el extremo sur del acueducto encontramos la caseta del Sifón de los Yesos, seguimos sin encontrar referencia alguna a la Aldehuela.

Sifón de los Yesos, en el extremo del acueducto de la Aldehuela (La Gaceta de Gea)
Observamos un insecto (tiene 6 patas, no confundir con las 8 de las arañas, que éstas no son insectos) alargado en el suelo, tratando de cruzar la pista sin parar de moverse. Disparo una ráfaga con mi Lumix TZ80, interceptándolo con el pie y yéndose para otro lado. Se trata de una aceitera, insecto que el tuitero @Gonzalo_Marin me identifica como Meloe majalis. Es un insecto bastante grande, cuya peculiaridad principal es que, cuando se siente amenazado, desprende una sustancia irritante. Éste no ha desprendido nada, debe estar muy confiado. Razones tiene.


Aceitera en el Sifón de los Yesos (La Gaceta de Gea)
Regresamos hacia Torrelaguna para coger la carretera M-131, esta vez hacia Talamanca del Jarama, en busca del acueducto de Malacuera. Junto al Km 329 sale un camino a la derecha. Ascendemos por la cuesta y, a la derecha y entre la maleza, divisamos una caseta parecida a la de la foto del Sifón de Malacuera, aunque ni rastro del hermoso acueducto de la foto, con sus 5 arcos y 22m de longitud. Preguntaré al personal del CYII y lo reflejaré en el blog. Seguramente me haya equivocado de ubicación, aunque es la que se marca en el Mapa Topográfico Nacional.


¿Sifón de Malacuera o lo que queda de ello? (La Gaceta de Gea)
Volvemos a coger la carretera hacia el sur, cogiendo el desvío a la pequeña localidad de El Espartal donde, en una anterior entrada sobre geología, visitamos un interesante paleocanal.

Posición del acueducto de El Espartal. Desde la siguiente curva pronunciada cogeremos la pista de tierra (La Gaceta de Gea)
Inconfundible: en una curva de 180 grados, a la entrada del pueblo, se encuentra este acueducto de 56,41m de longitud, 9,50m de altura máxima y 9 hermosos arcos.


Acueducto de El Espartal (La Gaceta de Gea)
Como muchos de ellos, posee dos placas que rezan Y.II. y 1852, mostrando pertenencia y año de construcción. Muy interesante y fácil ubicación, para variar.

Desde la siguiente curva pronunciada, ya dentro del pueblo, tenemos que desviarnos al sur para coger una amplia pista hacia el suroeste (mejor llevar GPS con el Mapa Topográfico Nacional), que nos llevará al paraje Zorita. Desde aquí continuamos la pista hasta que nos topamos con dos acueductos: el del Morenillo a la derecha, entre la vegetación, y el de la Bajada al Morenillo de frente.

Posición de los acueductos del Morenillo, Bajada al Morenillo y del Toro
Aparcamos en un camino que se interna a la derecha, desde donde divisamos el acueducto del Morenillo, con sus 52m de longitud, 10m de altura máxima y 4 arcos. Nos acercamos observando su peculiaridad: los tubos de conducción de agua no están ocultos, a diferencia de su versión de 1911. Según el medallón, fue construido en 1854. Por cierto, me parecen muy bonitas las pilas tan marcadas, así como los arcos rebajados. En un regato cercano recogemos una muestra de agua verde; al final de la entrada veremos qué encontramos al microscopio.


El Sifón del Morenillo (La Gaceta de Gea)

Volviendo por el camino, encontramos de frente el acueducto de la Bajada al Morenillo, de 22m de longitud, 11,50m de altura máxima y cuatro arcos. Su diseño es más sencillo que el del anterior; parece el primero gótico y el segundo románico, haciendo una comparación un tanto excesiva.


Acueducto de la Bajada al Morenillo (La Gaceta de Gea)
Pasamos por debajo del acueducto y, tras una curva, ascendemos para obtener una buena panorámica de estos dos ejemplares, con sus casetas, acueductos y sifones.

Los dos acueductos, aunque el del Morenillo queda oculto por la vegetación (La Gaceta de Gea)
Seguimos por la pista. Al alcanzar la siguiente curva, casi de 90 grados, observamos, en el fondo del valle, el acueducto del Toro, de 3 arcos. Lo obviamos por no disponer de su correspondiente foto antigua.

Seguimos avanzando por la pista, hasta llegar al acueducto del Regachuelo, de 30m de longitud, 13m de altura máxima y 4 arcos. En la foto original de 1911 este acueducto es de los más bonitos, decorándose con tres medallones.

Posición del acueducto del Regachuelo



El acueducto del Regachuelo. Cualquier parecido con la actualidad es pura coincidencia (La Gaceta de Gea)

Sorprendentemente, en la la actualidad hemos podido constatar, al menos en la pared norte -la sur está casi completamente oculta por arbolado- no sólo la inexistencia de dichos medallones, sino que únicamente posee tres arcos. Si la posición, según todos los mapas, es la correcta ¿Porqué ha cambiado tanto? Misterios del Canal...

Llegamos a la localidad de El Molar, justamente a la hora de comer. Nos deleitamos al comprobar que son las fiestas del pueblo o, al menos, encontramos una serie de atracciones y casetas informales de comida. Nos internamos en una de origen gallego, para apretarnos una empanada de zamburiñas, un bocata de panceta y unas cañitas. Esto es vida, oiga: exploración y buen papeo.


Continúa aquí



PD: Recordamos que recogimos una muestra de agua de charca en el acueducto del Morenillo. A 150 aumentos con la técnica de iluminación del contraste de fase nos encontramos un organismo que yo nunca había visto: una especie de bastón blanquecino móvil. En Twitter, el amigo @abeja_zumbee me lo identifica como un nematodo, aunque no está muy seguro. Nadie más se ha lanzado, así que lo damos por bueno ¡Muchas gracias por tu contribución!





Rutas vintage: 1926, Sierra de Guadarrama (I) Hans Cloos in memoriam

Tras el éxito de crítica y público de nuestra anterior entrada sobre XIV Congreso Geológico Internacional , que se celebró en Madrid en 1926...